El resentimiento es una pérdida absurda de tiempo, y un dolor inherente y tácito del corazón. Aunque no se quiera admitir.